Entrevista realizada a Carlos L Pérez por la Confederación ASPACE

Después de 15 años de estrecha colaboración, la Confederación Aspace me propone una entrevista para enfatizar los puntos clave de mi papel como formador. Quizá pueda servir como  resumen de nuestra trayectoria, ya que durante años compartí con  Barbara las actividades formativas para Aspace.

  1. Llevas más de 15 años formando a entidades ASPACE sobre estimulación basal, ¿por qué quisiste comenzar a formar en ASPACE?

Seguramente fue a partir de alguna asociación con la que llevo 20 años trabajando. No puedo recordar qué me impulsó, pero tengo muy claro lo que me hace comprometerme con vosotros, año tras año: las personas. Sois todas y cada una de las personas que me he encontrado en cada ASPACE, en cada rincón de España. El compromiso, la calidez, la calidad, el humanismo declarado y bien balanceado con el rigor. Me quedo con la mejora continua a la que me veo obligado por trabajar a vuestro lado.

  1. ¿En qué consiste la estimulación basal? ¿Qué tipo de personas son las que más necesitan este tipo de estimulación y por qué?

Basale Stimulation® (BS) es un concepto de atención global y transdiciplinar que ayuda a centrar la intervención cotidiana y terapéutica en las necesidades de la persona a la que atendemos. Inicialmente, 1970, se diseñó para niños con grandes necesidades de apoyo. Desde los años 80 se fue diversificando hasta encontrar hoy en día profesionales que trabajan con este concepto en los campos de: atención temprana y neonatología, educación especial, centros de día y ocupacionales, centros de rehabilitación neurológica, residencias para personas con grandes necesidades de apoyo, centros sociosanitarios y de atención a mayores. Mayor necesidad de apoyo, mayor es la idoneidad de BS. También es un buen complemento para personas con mayor autonomía.

  1. ¿En qué beneficia la estimulación basal en la comunicación e interacción de las personas con parálisis cerebral y grandes necesidades de apoyo?

La comunicación es un aspecto transversal en Basale Stimulation®. El principal beneficio es que no hay prerrequisitos para la persona que recibe nuestra atención. La búsqueda de que la persona participe en la actividad cotidiana o terapéutica nos posibilita que sea él o ella quien protagonice la actividad… aunque sólo respire… Sentir que es parte activa, tener cierto control de lo que ocurre en cada momento del día, descubrir que sus acciones, por muy sutiles que sean, tienen repercusión en los demás, sentirse acompañado y comprendido… pueden ser algunos de los beneficios de BS a nivel comunicativo.

  1. ¿A qué edad se debe comenzar a realizar este tipo de estimulación?

No se puede no estimular. Cualquier acto cotidiano, desde poner un pañal, alimentar, lavar, vestir puede conllevar, o no, una mirada centrada en la persona. Cualquier acto terapéutico con el objetivo de mejorar el movimiento, la percepción, la comunicación, la salud… puede conllevar, o no, una mirada centrada en las necesidades de la persona. Deber es un verbo que pesa demasiado, especialmente a las familias. Con BS acompañamos a las familias y a los profesionales para poder utilizar criterios y herramientas desde el instante en el que surge la necesidad de apoyo.

  1. En tus formaciones también hablas sobre la percepción somática. ¿En qué consiste? ¿Qué beneficios conlleva para las personas con parálisis cerebral y otras discapacidades afines?

La percepción somática, junto a la vestibular y vibratoria, son las llamadas áreas básicas de Basale Stimulation®. Incorporar o revisar cómo están presentes en la vida cotidiana y terapéutica, tiene como beneficio facilitar que la persona pueda experimentar su identidad corporal. También que pueda orientarse y crear la base para que le sea más sencillo interaccionar con nosotros y/o el medio. Se pueden aplicar en actividades de vida diaria (higiene, vestido, transferencias…) y en actividades con objetivos terapéuticos de ámbito motor, perceptivo, comunicativo, emocional…

  1. Tus cursos son de los más demandados de nuestro catálogo de formación, ¿qué les aporta esta formación a los profesionales de nuestras entidades?

Este aspecto siempre me honra, al tiempo que me responsabiliza por mantener la calidad… De cualquier forma, esta pregunta sería para ellas y ellos, quienes reciben mis cursos. Yo tengo claro qué quiero ofrecerles: ante todo libertad técnica. Que puedan elegir cómo trabajar, teniendo en cuenta a quién tiene delante, sería mi intención general. Concretando otros elementos: empoderamiento al equipo, a todo el equipo. Ayuda para comprender mejor a las personas con las que trabajan. Algunas herramientas y criterios para diversificar la intervención. Sigo en el punto siguiente…

  1. ¿Qué objetivos persigue los cursos que impartes?

Dependerá de los contenidos pactados, de la asociación y del grupo humano con el que me encuentre en la formación. Volviendo a un marco general:  ser más consciente del valor de la vida diaria como fuente para el cambio y el desarrollo; disponer de herramientas que faciliten la comunicación con la persona usuaria, por importante que sea la necesidad de apoyos; conocer criterios para diversificar la intervención; desarrollar la capacidad de escuchar y escucharse; conocer cómo gestionar la emoción de la persona usuaria y la mía propia en situaciones de conflicto emocional, ubicar el nivel de desarrollo emocional de la persona para ajustar la intervención a su necesidad/capacidad…

  1. ¿Qué métodos utilizas en tus formaciones?

Casi se podría decir que la misma metodología que defiendo para trabajar con la persona con necesidades de apoyo… Ante todo, les doy un papel activo y corresponsable: sólo sirve de mis cursos aquello que tiene que ver con las necesidades del grupo. Entonces la principal metodología es la escucha. Intento estar en evaluación continua si los contenidos pueden ser útiles, si la metodología es la adecuada. Utilizo muchas prácticas, con elementos de intervención técnica pero también vivenciales. Juegos de rol para acercarnos desde el humor a la dificultad. Observo la dinámica del grupo, intentando garantizar, que no exigir, atención. Intento hablar de lo que siento, creo y he experimentado. De lo que, después de casi 25 años de cursos, me sigue emocionando. Siempre desde el respeto, intento que el alumnado se sienta mi compañero/a.  Sin afectividad, sin sinapsis…

  1. ¿Qué es lo más interesante de llevar a cabo los cursos en las propias entidades?

La posibilidad de generar cambios. Sólo participando el mayor número de profesionales se pueden agilizar los procesos grupales. Quizá este sería mi objetivo:  que mi actividad formativa sea eficaz y que la eficacia se vea en el día a día del centro.

Otro aspecto interesante es la aceptación de la diversidad que implica el grupo de profesionales: cada profesional es necesario/a, por su rol, por su estilo, por lo que aporta al equipo. En estos cursos tienen la oportunidad de acercarse, de conocerse, de respetarse y valorarse. El trabajo transdisciplinar, mi principal aporte, es mucho más fácil a través de la formación en centro, estando implicados todos los estamentos, todos los técnicos, de todas las áreas…Será que soy hijo de una cooperativa de trabajo asociado.

Gracias por estos años de aprendizaje continuo. Es un placer, técnico y personal, sentirme parte de ASPACE. Desde las compañeras de las diferentes Áreas de Confederación, hasta cada profesional de cada Asociación: desde la gerencia hasta los las profesionales de atención directa… Gracias por ayudarme a crecer a vuestro lado.